Piden firmas para que Sanidad mejore la educación alimenticia

La Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) ha iniciado hoy una campaña de recogida de firmas para pedir al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que adopte medidas que mejoren la educación alimenticia en la sociedad.

Concretamente, los expertos demandan que se incluya y promueva la dieta mediterránea en colegios, centros de Atención Primaria, residencias y hospitales, con el fin de reducir el riesgo de las enfermedades relacionadas con una mala alimentación, entre ellas la obesidad.

La SEDCA advierte de que el abandono de la dieta mediterránea y la ausencia de una educación alimentaria están provocando una “epidemia” de trastornos cardiovasculares y de obesidad, que está alcanzando incluso a los niños. Más del 45 % de los que tienen entre 6 y 9 años sufren obesidad o sobrepeso, según el estudio Aladino, elaborado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN). En concreto un 26,2 % presenta sobrepeso, mientras que un 18,3 % son obesos.

La campaña de recogida de firmas iniciada por la SEDCA, desarrollada en la plataforma online Change.org, pretende que con la proliferación de la educación alimentaria se pueda frenar la obesidad y la aparición de otras enfermedades.

“Estamos viviendo en España un abandono paulatino de la dieta mediterránea y es por ello que a la par está creciendo la prevalencia de patologías asociadas a una inadecuada alimentación como la obesidad, la diabetes o la hipercolesterolemia”, señala el profesor Jesús Román, presidente del comité científico de la SEDCA.

A su juicio, “es sobre todo preocupante en aquellos sectores de población más sensibles como los niños, las mujeres gestantes o en lactancia, mayores, hospitalizadas y personas desfavorecidas”.

La Administración española, en sus diferentes niveles, “no considera adecuadamente o minusvalora el papel que los expertos en nutrición y dietética pueden prestar a la sociedad”, asegura.

En España, según datos de esta sociedad, los costes sanitarios directos o indirectos ocasionados por problemas de obesidad o sobrepeso suponen alrededor del 7 % del total.

“Se trata sobre todo de comer de cada grupo de alimentos lo justo y adecuado para cada edad y condiciones físicas y limitar la ingesta de grasas saturadas, sal o azúcar y favorecer la ingesta de verduras y hortalizas y otros alimentos característicos de la dieta mediterránea”, añade el doctor.

Además, una alimentación adecuada debe de acompañarse de hidratación adecuada y ejercicio físico, a ser posible, a diario.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala entre los diez factores de riesgo para el desarrollo de enfermedades crónicas, cinco que están relacionados con la dieta y el ejercicio físico.

Estos son, la obesidad, el sedentarismo, la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia y el escaso consumo de frutas y verduras. Tanto la obesidad como el sobrepeso aumentan el riesgo de padecer patologías como la diabetes tipo II, infarto y ciertos tipos de cáncer.

Fuente: EFE