Platos para hacer frente al frío del invierno

Esta semana, os proponemos un menú ideal para encarar mejor estos fríos días de invierno. Para empezar, os proponemos una crema de calabaza servida bien caliente. La calabaza es una hortaliza con un valor calórico muy bajo, ya que está compuesta en su mayoría por agua. Destaca su contenido en fibra soluble que nos ayudará a “atrapar” parte del colesterol que ingerimos con la dieta, impidiendo así su absorción a nivel intestinal. La calabaza también destaca por su contenido vitamínico, ya que encontramos cantidades significativas de todas, excepto de vitamina B12, que sólo se encuentra en los alimentos de origen animal.

Continuando con nuestro menú, tenemos pavo en papillote. El pavo es una carne de elección en una dieta baja en grasas saturadas y colesterol. Destaca su contenido en proteínas de alto valor biológico y su bajo contenido en colágeno, esto hace que el pavo sea un alimento muy fácil de digerir. Respecto a la fracción mineral, al igual que ocurre con el resto de las carnes, su alto contenido en hierro es de fácil absorción y además aporta magnesio y potasio. Al tratarse de una carne muy jugosa esta semana hemos elegido hacerla en papillote, una técnica culinaria sencilla, que resalta el sabor natural de los ingredientes, potencia los aromas y respeta las propiedades nutritivas del alimento. Además, dado que los alimentos en papillote se cocinan en su propio jugo, no es necesario añadir gran cantidad de grasa en su elaboración.

Como postre, esta semana tenemos a la reina de las frutas de invierno, la naranja. Debido a su alto contenido en agua, la naranja es un alimento muy poco calórico que sin embargo, aporta gran cantidad de vitaminas esenciales entre las que destaca la vitamina C. Esta vitamina, interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, favorece la absorción del hierro de los alimentos, mejora la resistencia a las infecciones, y actúa como un potente antioxidante. Además, el ácido cítrico presente en gran cantidad en la naranja, ayuda a potenciar la acción de la vitamina.

Crema de calabaza

Ingredientes para 4 personas:

1kg de calabaza, 500g de patatas, 2 quesitos light y 1l de agua.

Preparación

Cortar la calabaza a trozos, pelar las patatas y cortar a dados, lavar todo muy bien.
Poner en una cazuela a fuego medio con agua y una pizca de sal y dejar cocer 40 minutos. Después, añadir los quesitos desnatados y  pasar por la batidora.
Remover y dejar que  repose.
Servir bien caliente.

Papillote de pavo

Ingredientes para 4 personas:

4 filetes de pechuga de pavo, 1 puerro, 1 cebolla, 2 zanahorias, 1 pimiento rojo y 2 cucharadas de aceite de oliva.

Preparación

Cortar las verduras en juliana (tiras alargadas y finas). En una sartén con un poco de aceite, pochar la cebolla, el puerro, las zanahorias y el pimiento rojo. Poner las verduras a punto de sal. Escurrir y reservar el jugo que se ha obtenido de la cocción de las verduras. Precalentar el horno a 200 ºC.

Preparar 4 trozos de papel de aluminio (uno por cada comensal), colocar las verduras escurridas y los filetes de pavo, añadir el jugo de la cocción de las verduras. Doblar el papel de aluminio y cerrar los laterales dos veces sobre sí mismo. Introducir los paquetes en el horno y retirar cuando se hinchen.

Presentar el plato con el papel de aluminio abierto por la mitad.

Naranjas con hierbabuena

Ingredientes para 4 personas:

4 naranjas grandes, 1 limón, aceite de oliva, canela en polvo y hierba buena.

Preparación

Pelar las naranjas y quitar al máximo la piel blanca. En el plato que vaya a servirse cortar en rodajas, y rociar con el zumo de limón y un hilo de aceite de oliva.

Por último espolvorear con hierba buena picada y fresca y con canela en polvo.

Valor nutricional total del menú (por ración)

Energía: 658kcal

Proteínas: 26gr. (16%)

Hidratos de carbono: 84gr. (54%)

Grasas totales: 23gr. (30%)

Saturados: 3gr. (4%)

Monoinsaturados: 16 gr. (21%)

Poliinsaturados: 3 gr. (4%)

Colesterol: 51 mg

Fibra: 8 g

Sodio: 273 mg

Comida tipo de un día, planificada para una dieta de 2.000 kcal, con una distribución de principios inmediatos equilibrada, un aporte graso principalmente de origen monoinsaturado y un contenido bajo en grasas saturadas y colesterol. Esta comida incluye 30 g de pan blanco (una pulga).

El escorbuto

El escorbuto es la enfermedad causada por la carencia de vitamina C que cursa con debilidad, caída del cabello, dolor muscular y articular, hemorragias en encías y en la piel, mala cicatrización de las heridas, infecciones secundarias y en casos extremos puede producir la muerte.

Esta enfermedad, que causó estragos en la Edad Media, afectaba sobre todo a los marineros, que podían estar meses sin pisar tierra firme haciendo una alimentación muy poco variada.

El origen del escorbuto se desconocía por completo y solo existían especulaciones al respecto como por ejemplo, que era un mal debido a la sangre corrompida, que lo provocaba el frío, o incluso que estaba relacionado con el tipo de madera del barco. A la par, surgieron extraños tratamientos como el de suministrar mostaza o sal a los marineros afectados, con el fin de acabar con la enfermedad, sin embargo, no fue hasta 1747 gracias a las investigaciones que realizó James Lindt, un médico de la marina británica, cuando se descubrió el remedio del escorbuto.

Lindt escogió a doce marineros afectados, y los agrupó por parejas, para suministrarles seis tratamientos diferentes, y observar su evolución. El médico descubrió que sólo la pareja a la que se le suministraba zumo de limón y naranja como parte de la dieta evolucionaba favorablemente. Aunque en ese momento no se identificó la carencia de vitamina C como agente causal del escorbuto, sí se descubrió su remedio, de hecho,  desde entonces los marineros de la armada británica fueron conocidos con el apodo de “limely” o bebedores de limón aunque el remedio se extendió rápidamente a los demás países.