La LDL-aféresis, efectiva y segura en la HF grave

En Europa, cerca de un millón de personas padecen hipercolesterolemia familiar, una enfermedad genética que en España afecta a 100.000 personas. En muchos de los casos, y desde el nacimiento, estos pacientes duplican o triplican las tasas de colesterol LDL, lo que les sitúa en un elevado riesgo de sufrir un evento cardíaco antes de los 30 años. Además, y generalmente, las tasas de LDL-colesterol son refractarias a las medidas farmacológicas e higiénico-dietéticas convencionales.

En este panorama, la búsqueda de tratamientos opcionales exitosos es de especial necesidad y es además donde irrumpe la aféresis, técnica terapéutica implantada en el abordaje de otras patologías y que ha mostrado buenos resultados. En la HF severa, la aféresis, conocida en este ámbito como LDL-aféresis, aparece como un innovador tratamiento que “ha demostrado su eficacia y seguridad en el control de la ateroesclerosis coronaria y de la enfermedad de la válvula aórtica”, según han confirmado a DM Fernando Anaya, jefe de Sección de la Unidad de Aféresis Terapéutica del Servicio de Nefrología del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid; Ovidio Muñiz, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Virgen del Rocío, de Sevilla; y Pedro Mata, presidente de la Fundación Española de Hipercolesterolemia Familiar, que junto a otros profesionales y autoridades sanitarias, han debatido en Madrid la utilidad y la relación coste-eficacia de la aféresis en esta patología.

Implantación razonable

Según Mata, la LDL-aféresis estaría indicada en las HF homocigótica y heterocigótica severa. En la homocigótica, que en España pueden ser 50 casos, es indicación absoluta. La heterocigótica es más frecuente, pero la técnica se reservaría para los casos graves, lo que afectaría a unas 600 personas. No obstante, y según Anaya, coordinador de una de las unidades españolas de aféresis con mayor tradición, su utilización en España para HF, a diferencia de otros países europeos, es escasa, debido a una serie de circunstancias, fundamentalmente administrativas. A su juicio, en España lo ideal sería que las comunidades autónomas dispusieran, al menos, “de una unidad de referencia de aféresis terapéutica en general, con un registro de enfermos y con unas indicaciones precisas“.

Mientras que en Europa la LDL-aféresis se utiliza desde hace 20 años, en España es casi una desconocida como abordaje del riesgo cardiovascular en esta patología, aunque al parecer se contempla la posibilidad de que empiece a formar parte de la cartera de servicios sanitarios, si bien tiene que quedar claro, según Mata, que en comunidades con entre 2-3 millones de habitantes “sería suficiente con una sola unidad de LDL-aféresis y, para que sea coste-eficaz, al menos deben tratarse dos pacientes“.

Casos claros

En la diálisis de la LDL, sin embargo, el acceso al procedimiento es claro: HF homocigótica no respondedora a fármacos. Por ejemplo, los niños que no logran bajar el colesterol, situado en 500-600 mg/dl, en más de un 50 por ciento, “podrían ir a aféresis a partir de los 6-7 años“, indica Mata.

Otra indicación es la HF heterocigótica severa “con patología coronaria clínica y progresión y que, a pesar del máximo tratamiento hipolipemiante, mantiene un colesterol LDL superior a 195 mg/dl Otro subgrupo sería progresión de la ateroesclerosis coronaria con niveles elevados de Lp(a) y con colesterol superior a 125 mg/dcl“, precisa Muñiz. La LDL-aféresis disminuye de forma inmediata el colesterol LDL en un 70 por ciento, aunque se mantienen los hipolipemiantes, y estabiliza o regresa la placa de ateroesclerosis que redunda en el control de la estenosis de la válvula aórtica. Este abordaje preventivo evita la mortalidad y carece de efectos tóxicos y secundarios”.

Usos múltiples aceptados con buen resultado

La aféresis terapéutica es un procedimiento a través del que se eliminan de la sangre del pacientes los componentes patológicos que originan una enfermedad mediante el filtrado del plasma a través de un dispositivo extracorpóreo. Este tratamiento tiene distintas modalidades (hemoaféresis, plasmaféresis, doble filtración, entre otras) en función de la utilidad que se busque. Ya son muy numerosas las patologías en las que la aféresis terapéutica obtiene buenos resultados, por lo que su indicación es de primera elección. La miastenia gravis, el síndrome de Goodpasture, el lupus eritematoso y la crioglobulinemia son algunas de las patologías indicadas.

Fuente: Diario Médico

Foto: Lenda

Pie de Foto: Fernando Anaya, Ovidio Muñiz Grijalvo y Pedro Mata, en la reunión de Aféresis para Hipercolesterolemia.