Alimentos para reducir el colesterol

Un estudio publicado en la revista oficial de la Asociación Médica Americana, ‘Journal of the American Medical Association‘, ha comparado los efectos sobre el colesterol sanguíneo de una dieta baja en grasas saturadas y rica en cereales integrales y frutas y verduras (la más reconocida para estas situaciones), con una dieta que enfatiza el consumo de alimentos reconocidos por la Agencia de Alimentos y Medicamentos estadounidense como reductores del colesterol y beneficiosos para la salud del corazón. Se calcula que el 20% de los adultos tienen exceso de colesterol en sangre. Los niveles elevados de este tipo de grasa en el torrente sanguíneo son un factor de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares, la primera causa de muerte en España. Dada su importancia, cualquier noticia científica acerca de cómo prevenir o tratar estas condiciones suscita interés.

Los alimentos seleccionados para el estudio forman parte del grupo de alimentos de origen vegetal. Algunos de ellos son naturales, mientras que otros son alimentos con su composición original modificada para aportar un beneficio para la salud. Ambos pueden considerarse como alimentos funcionales, ya que estos se definen como alimentos que han demostrado afectar de manera beneficiosa al cuerpo, más allá de los efectos nutricionales, con la consiguiente mejora del estado de salud y la reducción del riesgo de enfermedad.

Para reducir el colesterol, es aconsejable consumir legumbres debido a sus múltiples virtudes

Liderado por el médico e investigador canadiense David J. A. Jenkins, el citado estudio escogió como alimentos no modificados los frutos secos, la bebida de soja, el tofu y las “carnes vegetales” a base de soja como fuente de proteína de esta, y al pan y cereales de avena y cebada para aportar fibras solubles, junto con un suplemento de plántago (psyllium). El único alimento modificado fue la margarina enriquecida con esteroles.

Además, entre el consejo alimentario que se proponía a los participantes, se incluía la promoción del consumo de legumbres. Estos alimentos son conocidos por sus múltiples virtudes nutricionales y de salud, entre ellas, la reducción del colesterol.

Dieta cardiosaludable

Tal y como indica Fran Hu, epidemiólogo de la Universidad de Harvard, los efectos beneficiosos sobre la salud por parte de alimentos o ingredientes individuales (sean o no funcionales) son más bien modestos, sobre todo, si se comparan con un cambio general en el patrón de alimentación seguido por la población occidental. Por ello, incluir alimentos potencialmente reductores del colesterol puede ser una medida acertada, pero siempre debe estar acompañado de la denominada dieta cardiosaludable.

El posicionamiento científico de la Asociación Americana del Corazón sobre recomendaciones dietéticas y de estilo de vida para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular se centra en:

  • Mantener un peso saludable y evitar la obesidad.
  • Consumir una dieta rica en hortalizas y frutas.
  • Escoger alimentos integrales y ricos en fibras.
  • Consumir pescado (sobre todo azul) dos veces por semana.
  • Limitar la ingesta de grasas saturadas, grasas trans y colesterol. Esto se puede conseguir con carnes magras y alternativas proteicas vegetales, lácteos desnatados y bajos en grasa y al minimizar la ingesta de grasas parcialmente hidrogenadas (bollería, patatas chips, margarinas, alimentos precocinados).
  • Minimizar la ingesta de bebidas y alimentos con azúcares añadidos.
  • Escoger y preparar alimentos con poca sal o sin ella.
  • En caso de consumir alcohol, hacerlo con moderación (máximo una bebida/día para mujeres y dos para hombres).

Fuente: MARIA MANERA/ Eroski Consumer