Pacientes con HF: de alto riesgo y con control subóptimo

En el Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares que ha tenido lugar en Bilbao los días 22, 23 y 24 de octubre, una de las noticias más destacadas ha sido la presentación del Estudio SafeHeart, según recoge el Diario Online de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

SAFEHEART es un estudio prospectivo a largo plazo, abierto y multicéntrico, de seguimiento de una cohorte de personas con diagnóstico confirmado genéticamente de hipercolesterolemia familiar. Alcanza a toda España, siendo la Fundación de Hipercolesterolemia Familiar, dirigida por el Dr. Pedro Mata, la encargada de realizarlo. Después de más de una década (se inició el 2004), el estudio sigue en marcha en la actualidad.

Del análisis de la cohorte de pacientes del estudio de seguimiento SAFEHEART se desprende que el control lipídico de los pacientes españoles con Hipercolesterolemia Familiar Heterocigota (HFHe) no se ajusta a las recomendaciones europeas (efectuadas por la Sociedad Europea de Cardiología y la Sociedad Europea de Aterosclerosis). No solo se confirma que estos pacientes tienen un riesgo significativamente aumentado de sufrir eventos cardiovasculares, sino también que, a pesar de estar sujetos a un tratamiento farmacológico de probada eficacia, la inmensa mayoría de ellos no alcanzan un grado de control óptimo de su perfil lipídico.

Reflexión y preocupación

Por ahora, el estudio arroja unos resultados que invitan a la reflexión y la preocupación. Como informa la Dra. Adriana Saltijeral, del Hospital del Tajo en Aranjuez (Madrid), “el estudio demuestra que, a pesar de que la mayoría de los pacientes con HF están bajo tratamiento hipolipemiante, los niveles de colesterol LDL no están adecuadamente controlados en un alto porcentaje de los casos“. En concreto, sólo se alcanza una cifra de colesterol LDL por debajo de 100mg/dl en el 11,3% de los sujetos seguidos.

Además, se pone de relieve el elevado riesgo de este grupo de pacientes. La historia de enfermedad cardiovascular está presente en 14% de los pacientes con HF, casi 5 veces la prevalencia encontrada en sujetos sin HF. “El alto riesgo cardiovascular se explica, en parte, por el antecedente genético, pero también por su combinación con otros factores de riesgo cardiovascular (como el tabaquismo o la hipertensión arterial)”, resalta la Dra. Saltijeral.

Margen de mejora

El control en los niveles de c-LDL en estos pacientes no es el óptimo recomendado por las guías internacionales para esta población, cuyo objetivo debe ser <100mg/dl o < 70 mg/dl en el caso de pacientes con antecedentes de enfermedad cardiovascular clínica. Por lo tanto, afirma la experta del Hospital del Tajo, “hay mucho margen de mejora en el tratamiento en la HF“. A su juicio, “las estatinas potentes, el ezetimibe y los prometedores inhibidores de la PC SK9, muchas veces en combinación, juegan y jugarán un papel destacado en la consecución de objetivos terapéuticos y, con ello, en la reducción de morbilidad y mortalidad cardiovascular de estos pacientes”.

Especial esperanza aporta el nuevo grupo de fármacos de los anti-PC SK9, que ha demostrado reducir de forma muy intensa los niveles de colesterol LDL. Además, según apunta la Dra. Saltijeral, “los primeros resultados clínicos nos hacen pensar que estamos ante un gran avance en el control de los pacientes con hipercolesterolemias más difíciles de tratar“, habiéndose demostrado también que la reducción de los niveles de colesterol LDL con estos nuevos agentes se asocia de forma lineal a una reducción de los eventos cardiovasculares.

Pero, además de las posibles mejoras en el tratamiento farmacológico, se aconseja “seguir creando conciencia social sobre la importancia del control del colesterol y, en concreto, de que se alcancen los objetivos indicados para cada paciente, según su riesgo cardiovascular”. Todo ello, por supuesto, junto con un abordaje global de todos los factores de riesgo cardiovascular.

Como sentencia la Dra. Adriana Saltijeral, “el colesterol es un asesino silencioso que para ser descubierto necesita ser medido en una analítica y, por lo tanto, a veces es difícil que el paciente entienda la importancia que tiene y por qué debe ser tratado con fármacos”.

Fuente: Diario Online NewSEC. Sociedad Española de Cardiología