Un “biochip” para evitar 80.000 infartos

El País, 25/01/2004